SIGNOS DEL IRIS

 

La enfermedad no se produce de repente, sino que se fragua poco a poco, pasando en su evolución por distintos estados. Para que se presente un proceso patológico, generalmente, hace falta una predisposición, un periodo de latencia y un período de franca explosión sintomática, al que sigue, si no se han tomado las medidas oportunas, una etapa crónica.

El examen del iris muestra de forma evidente esta manera de considerar la cuestión. Podemos observar distintos grados patológicos claramente determinados por signos bien característicos.

Consideramos un iris normal cuando ninguna modificación del color del estroma acompaña a un signo estructural del iris; podemos considerar, por regla general, que la alteración sólo indica una insuficiencia, pero no existe ningún tipo de agudización, cronicidad o tendencia degenerativa.

Esto es especialmente cierto en los iris con densidades flojas, lo que se traduce en gran abundancia de signos de escasa relevancia diagnóstica específica. Aunque es realmente difícil establecer las fronteras entre un signo normal y otro anormal, se podría decir que los signos normales, tienen el color básico de la estructura del iris.

videntemente, ciertos signos, como es el caso de las criptas, nunca podrán ser consideradas normales, ya que su propia estructura conlleva un cambio en la coloración interior que presenta el iris (color oscuro).

-Estado Agudo.- Los signos del estado agudo forman el primer eslabón de la cadena de graduación patológica del iris. Se presentan como signos de color claro, brillante y limpio y se forman cuando el tejido del iris está hinchado, sobreelevado o edematoso.

-Estado Subagudo.- Es el segundo grado de la evolución patológica, y para muchos autores sería el producto del empeoramiento y persistencia de los signos agudos. Esto es probable, debido a que son signos que afectan a la coloración y no a la estructura. Los signos subagudos también son de coloración clara (más clara que el color base del iris) al igual que los signos agudos; sin embargo, presentan un aspecto más desgastado y han perdido el tono brillante y la limpieza que poseían los anteriores, casi como si hubieran pasado un papel de lija sobre la señal, adquiriendo un tono mate y algo sucio.

-Estado crónico.- En el tercer grado de la cadena patológica, encontramos los signos crónicos, fruto de la evolución de los dos estados anteriores. Los signos de cronicidad se manifiestan por un oscurecimiento progresivo de los signos y la presencia de pigmentos adyacentes, que pueden considerarse de tipo toxémico.

Los signos crónicos son más oscuros que el resto del estroma, y su mecanismo de formación indica que la cronicidad está inevitablemente ligada a un aumento de la carga toxémica del sector u órgano, que es incapaz de eliminarla correctamente.

-Estado degenerativo.- Es el estado final de la serie patológica, y se presenta como una señal crónica, a la que se han añadido signos claros de reagudización permanente. No tienen por qué delatar un cáncer, aunque esta patología es el ejemplo más ilustrativo del proceso degenerativo del cuerpo. Sin embargo, los signos degenerativos añaden a los signos crónicos la presencia optativa de señales toxínicas (tendencia cancerígena).

No es difícil confundir un estado degenerativo y una señal crónica con "líneas de curación", por lo que insistimos en que la prudencia del diagnóstico y la experiencia clínica son fundamentales en Iridología.

Entre los diferentes signos que se pueden encontrar en el iris están:

-CERCO DE COSTRA.- También conocido como anillo costroso o borde de costra, se presenta como un oscurecimiento del borde externo del iris o área de la piel. Es concomitante, como las manchas psóricas, con la supresión de erupciones cutáneas, e indica tanto el estado atrófico o enervado de la piel, como la existencia de una perturbación o diátesis profunda del quimismo humoral. El borde costra suele ser heredado en los niños cuyos padres padecieron alguna afección dérmica, tratada por medios supresivos. Las manchas psóricas de los padres suelen traducirse en el borde costra de los hijos.

Las causas principales de la aparición del cerco de costra son:

1.-Descuidos de la limpieza e higiene del cuerpo, sobre todo la piel.

2.-Taras hereditarias.

3.-Eliminación de las enfermedades por medio de drogas o medicamentos.

4.-Debilidad renal que dificulta y agrava el trabajo de la piel.

5.-Vacunas, sueros y antibióticos de toda clase.

 

-MANCHAS PSÓRICAS.- Son como una mancha sobre otra mancha, de color oscuro, bien limitadas, aisladas o en conjuntos irregulares. Son producidas por la supresión medicamentosa de ciertas enfermedades de la piel, como eczema, sarna, psoriasis,parasitismo pedicular y otras. Indican la retirada al interior, sin ser depurados, de los humores patológicos que mo-tivaron la erupción. Pueden ser heredadas.

 

-ANILLO OSCURO.- El anillo oscuro que aparece alrededor del área periférica del iris, es del color del plomo, pero no uniforme, pues en unos puntos es más oscuro que en otros y también en algunos suele tomar aspecto blanquecino.

Podemos afirmar, que si el anillo oscuro es ancho denota la reacción total de los órganos internos, y si es estrecho la reacción externa de la piel.

 

-LAGUNAS.- Las lagunas constituyen el signo estructural del iris por excelencia. Las lagunas se denominan así debido a su semejanza con las lagunas geográficas. Su forma es oval.

La laguna significa una insuficiencia del órgano correspondiente. Todas tienen en común la presencia de una zona débil en un sector del iris. Al igual que los signos de aflojamiento, las lagunas son signo de debilidad, aunque de mayor importancia que aquéllos.

Cuando son dos las lagunas en una misma zona correspondiente a un órgano, esa debilidad se convierte en una predisposición a algo de pronóstico malo. Si encontramos tres lagunas en la misma zona, debemos pensar en un proceso destructivo.

Las lagunas pueden ser abiertas o cerradas, pero casi siempre son superficiales; si pasasen a un estado crónico pueden transformarse en criptas.

Entre las distintas clases de lagunas tenemos:

1.-Laguna cerrada.- Está delimitada por un reborde en todo su contorno, formando una estructura oval. Indican que la debilidad orgánica localizada en un sector tiene pocas posibilidades de extenderse hacia los órganos adyacentes.

2.-Laguna abierta.- La laguna no está delimitada, sino que está abierta en la zona periférica. Esto indica que el potencial de debilidad del sector orgánico en que se encuentra puede agravarse ya que no tiene una delimitación concreta, por lo que son de peor pronóstico que las lagunas cerradas.

3.-Lagunas coloreadas.- Estas lagunas coloreadas en diversidad de matices, indican un estado tóxico o infeccioso del órgano correspondiente a la zona en que aparecen.

4.-Muchas lagunas.- La existencia de muchas lagunas delata una constitución débil y propensa a muchos trastornos orgánicos de tipo leve o de tipo grave según sea la profundidad de la laguna. Estos serían los iris conocidos como "margarita".

5.-Lagunas enlazadas con criptas.- Son lagunas que van perdiendo su redondez o estructura oval para degenerar en crip-ta. A veces nos encontramos con lagunas que tienen trazados criptosos en su fondo, lo cual significa gravedad.

6.-Laguna en panel de abeja.- Se trata de minúsculas lagunas en forma de celdilla que en muchas ocasiones no permiten observar su lecho, debido esencialmente a que son de pequeño tamaño. No se han de interpretar aisladamente, sino como un signo único. Son un signo intermedio entre las lagunas y las criptas, por lo que su potencialidad patológica es mayor.

 

-CORONA SIMPÁTICA.- La "corona simpática", también llamada collarín o collarete por su similitud a un hipotético collar que rodea la zona pupilar. De hecho, en esta zona la superficie del iris forma un ángulo obtuso entre la zona pupilar y la ciliar.

La corona, que por lo general está completamente dentada, está situada aproximadamente a un tercio de la distancia que hay entre la pupila hacia la periferia del iris, dividiendo las dos grandes zonas de diagnóstico, y suele estar sobreelevada respecto a los tejidos adyacentes. Es la línea que separa la zona intestinal de las áreas de otros órganos que la rodean. Esta banda circular neural está en contacto directo con cada uno de los órganos.

 

-RAYOS SOLARES.- Son estructuras en forma de radios de rueda de bicicleta, escarbadas en la estructura del iris, que se dirigen desde la zona pupilar o de la corona hacia la periferia del iris. Se les denomina así por la similitud que presentan con la representación gráfica de los rayos del sol, siendo la esfera solar la pupila o la corona autónoma del iris. Con mucha más frecuencia se presentan en el cuadrante superior del iris, aunque cuando son muy numerosos también se suelen observar en otros cuadrantes. Con menor frecuencia los encontraremos aisladamente en un sector no correspondiente a la cabeza.

Existen criterios de clasificación de los rayos solares. Se distinguen inicialmente entre mayores y menores, según se inicien respectivamente en el borde pupilar o sus inmediaciones o en la corona nerviosa autónoma. En la graduación de importancia se considera su regularidad, profundidad, longitud, número, coloración, presencia de signos añadidos y entrecruzamiento con anillos nerviosos.

La regularidad es importante pues si los rayos solares siguen una trayectoria estrictamente radial, tendrán un mejor pronóstico que si no son rectos y se desvían del radio.

 

-PELO PEINADO.- El pelo peinado consiste en que en un sector determinado del iris y naciendo de la corona nerviosa autónoma, se observa un manojo de fibrillas claras y onduladas, siguiendo usualmente la misma trayectoria que las otras fibras de la zona ciliar, o bien una ondulación más acusada que nos llama poderosamente la atención porque resaltan con respecto a las fibras adyacentes. La imagen de pelo peinado da una idea de una reactividad exagerada de un sector orgánico, el cual tiene una tendencia al exceso de función. Aunque no se trata de una señal patológica, puede llegar a serlo si se combina con otros signos iridícos en el mismo sector.

 

-HILOS DE PLATA.- En ocasiones se puede observar la presencia de una fibra de color blanco o claro brillante, que destaca claramente sobre las demás, pero que, sin embargo mantiene la radialidad. Este hilo plateado puede ser ondulado o recto siendo el pronóstico algo más desfavorable en el último caso.

La importancia de un hilo de plata, generalmente, es mayor que la del pelo peinado, debido a que, al tratarse de una sola fibra hipertónica, exige una mayor irritación vegetativa para hacerse claramente visible, y nos denota que esta hipertonía está mucho más localizada en un sector más estrecho.

 

-RADIALES ABERRANTES.- A veces se observa la presencia de una fibra radial que se sale de su trayectoria habitual para terminar en un sector adyacente; es decir, una fibra que se desvía, entrecruzándose con las vecinas. Este signo se denomina radial aberrante, ya que presenta una aberración del trayecto esperado para dicha fibra radial. Las radiales aberrantes pueden estar clareadas o bien presentar una coloración similar al resto de las fibras del iris. En el caso de presentar un color claro brillante, nos indicará un estado de irritación neurovegetativo añadido.

En ocasiones las radiales aberrantes se ramifican y forman lo que se llaman radiales de espaldera o radiales en árbol ramificado. En estos casos la impresión pronóstica es algo peor que en la de radiales aberrantes simples, puesto que parecen adherirse a más de un sector orgánico adyacente.

 

-RADIALES VASCULARIZADAS.- Una radial vascularizada puede tener la misma estructura que una radial normal o aberrante, pero su coloración es rojiza. La indicación de una radial vascularizada es poco clara: para algunos iridólogos indicaría una tendencia hemorrágica y/o una alteración de la sangre que provoca este signo de irritación y en ocasiones también de dolor.

 

-CRIPTAS.- Las criptas son signos de forma usualmente romboidea, alargada o de bordes rectos, con mayor o menor separación del estroma hacia los lados, afectando a la estructura del iris hasta sus capas más profundas. En las criptas se observa el color negro o muy oscuro por la proximidad del lecho de la lesión con la capa pigmentaria que recubre toda la zona posterior del iris.

A diferencia de las lagunas, que generalmente sólo aparecen en la zona ciliar, las criptas también aparecen en la zona pupilar, como señales compatibles con lesiones de la mucosa o pared gástrica y/o intestinal. De hecho, son prácticamente los únicos signos estructurales que suelen aparecer en esta zona.

Hay diversas clases de criptas:

1.-Criptas puntiformes.- Son como un punto algo diminuto. Clasificadas por algunos autores como signos de defecto, son pequeños puntos oscuros que crean la duda de si son en realidad agujeros en el estroma. En los iris azules o claros puede observarse otro tipo de criptas; en este caso se trata de puntitos localizados en pequeños deshilachamientos (aflojamientos) de la estructura fibrilar. Tanto en un caso como en otro, la indicación diagnóstica es similar: indican una lesión orgánica incipiente, pero lesión al fin y al cabo.

2.-Criptas en lanceta: Al igual que las lagunas en lanceta, las criptas de este tipo nos añaden una sospecha de malignidad a la lesión. Suelen ser difíciles de localizar y en muchas ocasiones se descubren al explorar con microscopio o con la observación fotográfica de zonas que sabemos por la historia clínica, que pueden estar afectadas.

3.-Criptas pigmentarias: La presencia de manchas toxémicas, que impregnan los bordes de la cripta y que se difuminan al apartarse son señal de una acumulación toxémica importante añadida a la lesión orgánica.

 

-ANILLOS NERVIOSOS.- Los llamados anillos nerviosos son una especie de anillo dentado colocado en forma concéntrica a la circunferencia del iris. Aplicando la luz en diferentes direcciones, se nota la sombre que produce el borde dentado. Los anillos nerviosos pueden ser blancos u oscuros. Cada anillo representa un estado particular del cuerpo.

Cuando un anillo solo abarca la mitad de la circunferencia del iris significa que únicamente ciertos órganos están afectados. Conviene examinar el principio y el final del anillo para ver que órganos están involucrados.

Si los anillos nerviosos abarcan todo el iris, significa sufrimientos graves. Si los encontramos en la zona de la cabeza, significarán enfermedades psíquicas.

El nombre anillo se presta a confusión ya que son arcos y en muy rara ocasión se observará uno completo alrededor del iris.
En general los anillos nerviosos son signos de tipo funcional, sin lesión orgánica, a menos que exista otro signo estructural añadido.

 

-TRANSVERSALES.- Son líneas que aparecen cortando la red de filtros del iris e indican: neuralgias, cardialgia, heridas, traumatismos, etc.




Últimas noticias


Aparato locomotor











Resolución recomendada:
1280x1024