APARATO RESPIRATORIO

 

El aparato respiratorio está al servicio de la conducción del aire a los pulmones, en donde debe realizarse la hematosis o intercambio de oxígeno y CO2.

El aparato respiratorio está compuesto por los siguientes órganos: nariz, boca, faringe, laringe, tráquea, bronquios y pulmones. La boca y la faringe pueden considerarse órganos mixtos digestivo-respiratorios.

 

LA NARIZ

Es un órgano en el que podemos considerar dos partes:

-Nariz externa: Está situada en la parte anterior de la cara y sobresaliendo de ella. En la nariz externa se abren los orificios nasales, que pueden considerarse como los orificios naturales de entrada al aparato respiratorio.

-Nariz interna: Situada a continuación de la anterior, es una cavidad bastante mayor. Está encima de la boca, de la cual está separada por el hueso palatino.

El interior de la nariz está dividido en dos partes laterales por el tabique nasal. Cada una de estas partes está a su vez subdividida en tres espacios por los cornetes nasales, que son prolongaciones del hueso palatino.

La nariz está recubierta interiormente por una mucosa que posee células epiteliales vibrátiles y células productoras de mucus. La mucosa está más vascularizada en la zona anterior por lo que se la llama pituitaria roja; en el fondo de la cavidad nasal está menos vascularizada, es más rica en terminaciones nerviosas y tiene un color amarillento grisáceo, es la pituitaria amarilla. Esta cubierta se encuentra en las vías rspiratorias desde la nariz hasta los bronquios pequeños.

La nariz desemboca por dos coanas u orificios, en la faringe, y ésta se abre, a su vez, en la laringe.

 

LA LARINGE

Se encuentra situada en la parte superior de la tráquea. Está constitu¡da por un armazón cartilaginoso formado por tres cartílagos impares medios como el tiroides, llamado vulgarmente nuez o bocado de Adán; el cricoides y la epiglotis, que unida al cartílago tiroides funciona como una tapa sobre el orificio laríngeo, lo cual impide que durante la deglución pasen los alimentos de la faringe a la laringe. Y otros tres pares laterales, que se denominen cartílagos ariteniodes, corniculados de Santorini y los cuneiformes de Wrisberg, situado encima de los anteriores y que al ser recubiertos por la mucosa ayudan a la oclusión de la laringe.

En el interior de la laringe, bajo la epiglotis, están las cuerdas vocales, que son dos relieves de la mucosa que tienen una coloración blanca caracerística. Tienen un papel básico en la emisión de sonidos, pues según sea su tensión mayor o menor, producen sonidos agudos o graves. Entre las cuerdas vocales hay un espacio denominado glotis.

La presencia de las cuerdas vocales nos permite delimitar en la cavidad laríngea tres porciones o segmentos:

-Un segmento craneal a las cuerdas vocales que recibe el nombre de vestíbulo laríngeo.

-Un segmento medio o ventrículo en el que hallamos dos relieves, uno a cada lado, que lo delimitan y separan del vestíbulo, que son las cuerdas vocales falsas, también llamadas repliegues ventriculares y otro par de relieves inmediatamente situados por debajo, que son las cuerdas vocales verdaderas. Entre ambas, queda este espacio que es el ventrículo propiamente dicho.

-La cara inferior de las cuerdas vocales delimita la tercera porción de la laringe, a la que se denomina porción subglótica, la cual se continúa con la tráquea. El límite de esta porción con la tráquea se sitúa a nivel del borde inferior del cartílago cricoides.

 

LA TRAQUEA

A continuación de la laringe, y situada debajo de ella, se encuentra la tráquea. Es un conducto cartílago-músculo-membranoso que presenta una longitud de unos doce centímetros y unos veinte milímetros de diámetro. Su límite superior lo podemos localizar a la altura del cuerpo de la VI vértebra cervical, mientras que el inferior se localiza a nivel del cuerpo de la V vértebra dorsal.

Está constitu¡da fundamentalmente por 15 ó 20 anillos incompletos de cartílago, en forma de C; localizándose la discontinuidad de los anillos en la parte posterior. Entre ellos hay otros tantos anillos fibrosos de separación.

Internamente está constitu¡da por una mucosa que desempeña la función de filtrar el aire y mantener un medio adecuado de humedad. La mucosa contiene numerosas glándulas secretoras de moco, células fagocitarias o macrófagos y un epitelio estratificado ciliado. De forma similar a otros tramos del aparato respiratorio los cilios desplazan hacia las vías superiores las partículas de polvo y microrganismos que pudieran penetrar con el aire, ejerciendo una misión de filtrado y depuración del mismo.

 

LOS BRONQUIOS

La tráquea termina bifurcándose en dos conductos principales, derecho e izquiero. Su estructura es muy parecida a la de la tráquea, con la diferencia de que los anillos cartilaginosos son completos en los bronquios. El bronquio derecho es más vertical, de mayor calibre y más largo que el izquierdo. Los bronquios principales se dirigen hacia los pulmones, en donde se dividen en ramas más delgadas llamadas bronquios secundarios, los cuales continúan subdividiéndose, originando los bronquiolos. Al conjunto de la tráquea, bronquios principales, secundarios y bronquiolos se le llama árbol bronquial.

Los bronquiolos, a su vez, se ramifican dando cada vez tubos de diámetro más pequeño, hasta producir túbulos microscópicos, denominados conductos alveolares, los cuales acaban en unas formaciones llamadas sacos alveolares. Las paredes de estos sacos alveolares están formadas por unas vesiculitas denominadas alvéolos pulmonares.

 

LOS PULMONES

Son 2 órganos de forma aproximadamente cónica, situados dentro de la caja torácica. El vértice es superior, y la base, que descansa sobre el músculo diafragma es cóncava. Para su estudio se describen dos caras: una convexa o externa y otra interna o cóncava.

El pulmón derecho es mayor que el izquierdo, esto se debe a que el corazón se inclina hacia este lado. Está dividido por dos surcos en tres lóbulos. Estos surcos son: la cisura o surco interlobar que presenta una dirección oblicua de arriba abajo y de atrás adelante. A nivel del tercio medio de su trayecto emerge otra cisura de trayectoria más horizontal, que determinará una división del pulmón derecho en tres lóbulos: un lóbulo superior, otro medio y otro inferior. En el pulmón izquierdo, sólo se halla una cisura interlobar o principal, por lo cual sólo deberían existir dos lóbulos: uno superior y otro inferior.

Los pulmones están constitu¡dos por un número enorme de alvéolos, sacos pulmonares, conductos alveolares, bronquiolos, bronquios pequeños y por una gran red de vasos sanguíneos.

Los segmentos broncopulmonares. Son áreas independientes dentro de cada lóbulo, de modo que una afección puede quedar localizada en un segmento pulmonar, al menos durante algún tiempo, sin que dicha lesión se extienda a los otros, y del mismo modo, se puede extirpar dicho segmento sin tener que extirpar el pulmón en su totalidad. Cada segmento pulmonar tiene un bronquio propio al que denominamos segmentario y una arteria propia,que por la misma razón llamamos segmentaria.

Los pulmones están envueltos por una bolsa de doble hoja denominada pleura. La hoja visceral está adosada íntimamente a los pulmones, y la hoja parietal tapiza internamente la cavidad torácica. Entre ambas hojas queda una cavidad cerrada, la cavidad pleural, ocupada por el líquido pleural.


 


Últimas noticias


Aparato locomotor











Resolución recomendada:
1280x1024