SISTEMA LINFÁTICO

 

El sistema linfático está constituido por un sistema de vasos denominados linfáticos, cuya misión más importante consiste en una acción inmunitaria; reabsorción de líquidos, los capilares linfáticos, por su especial configuración, permiten la reabsorción de liquidos y moléculas de gran tamaño que no podrían ser recogidos por los capilares sanguíneos, que posteriormente, son vertidos al torrente circulatorio; y una acción depuradora, algunas células de este sistema tienen la capacidad de absorber y neutralizar a múltiples partículas o érmenes que se hallan en el interior del organismo.

A diferencia del sitema venoso, el sistema linfático no llega al corazón, si no que vierte su flujo al torrente venoso.

Dos son las estructuras que configuran el sistema linfático: los vasos linfáticos y los ganglios linfáticos.

 

LOS VASOS LINFATICOS

Son unos conductos que se hallan distribuidos por todo el cuerpo. Tienen la misión de recoger la linfa y llevarla hacia la cavidad torácica, donde desemboca en el sistema circulatorio. Inicialmente, estos vasos son de calibre muy pequeño, y se hallan en íntimo contacto con las células del cuerpo. Son los capilares linfáticos. Paulatinamente los vasos linfáticos van confluyendo entre sí y aumentando de tamaño, y adoptan un aspecto de rosario, con estrecheces y dilataciones muy próximas entre ellas. El recorrido de los vasos linfáticos se halla interrumpido a intervalos por unas estructuras redondeadas, llamadas ganglios linfáticos. Todos los vasos linfáticos confluyen finalmente en dos grandes troncos linfáticos que desembocan en el sistema venoso: el conducto torácico y el conducto linfático derecho.

 

LOS GANGLIOS LIFATICOS

Son unas formaciones interpuestas en el camino de los vasos linfáticos, redondeadas, con unas dimensiones que oscilan entre 1 y 25 milímetros. Se localizan en la mayor parte del organismo, aunque se reúnen en gran cantidad en unas zonas determinadas del cuerpo, las llamadas zonas ganglionares. Son las siguientes:

Zona cervical. El cuello es una zona muy rica en ganglios linfáticos. Forman una barrera defensiva frente a las múltiples infecciones que pueden producirse en la boca, fosas nasales, senos paranasales, oídos, etc.

Zona axilar. Es la estación defensiva frente a las infecciones de las extremidades superiores.

Zona inguinal. Tambien muy rica en ganglios, constituye la barrera a las infecciones de las extremidades inferiores y de la zona perineal.

Aparte de estas regiones ganglionares, que son visibles externamente, hay otras zonas con ganglios, (abdominales, mediastínica) que sólo son asequibles con exploraciones más complejas.

Los ganglios linfáticos son los encargados de producir los linfocitos.



Últimas noticias


Aparato locomotor











Resolución recomendada:
1280x1024