LIMPIEZA DE LA PIEL


Debemos limpiar la piel para eliminar de sus superficie tanto los productos excretados por ella, como el polvo u suciedad exteriores.

Lo más aconsejable es frotar suavemente y aclarar con agua sola.Los jabones que se suelen utilizar son ásperos, irritan y secan la piel. Además, su uso continuado, destruye el manto ácido protector de la piel y eliminan los aceites naturales que tienen como misión proteger de los agentes externos (sol, frío, polución, etc.).

Para limpiar los poros en profundidad, se puede llenar la bañera con agua templada y añadir dos cucharaditas de aceite de almendras. Se sumerge durante diez minutos y a continuación se frota la piel con sal marina, sobre las zonas más ásperas como codos y rodillas. Se quita la sal bajo la ducha y además de conseguir una piel muy suave, estará libre de todo tipo de impurezas.

El vinagre es un tónico excelente de la piel, que además la limpia y la suaviza. Mantiene el pH ácido protector y ayuda a recuperarlo si se ha perdido por el uso excesivo de jabones. Se vierte una taza de vinagre de sidra en la bañera y se sumerge el cuerpo durante 15 minutos. La estimulación externa también activa las diferentes funciones de la piel. El masaje manual enérgico, tras secarse con una toalla dura y usar una manopla de crin, es un buen método, pero el mejor de todos es el masaje con un cepillo seco. El cepillo limpia la piel sin eliminar el manto protector y estimula las glándulas protectoras de hormonas y aceites de la capa dérmica. La eliminación del estrato superior de células muertas de la piel abre los poros que se encuentran obstruidos y favorece la respiración cutánea.

Las aplicaciones externas de las siguientes plantas contribuyen a limpiar y suavizar la piel de manera natural.

-Aciano: Devuelve un aspecto terso y fresco a los párpados recargados: Lavados oculares con el agua de aciano.

-Zanahoria: Contribuye a la salud y belleza de la piel: Cruda, en jugo, cataplasmas de zanahoria hervida y machacada.

-Tilo: Abre los poros y limpia la piel, combate los efectos del frío o el viento sobre la piel: Baños de vapor con flores de tilo.

-Hamamelis: Activa la circulación de la piel, cicatrizante y astringente: Compresas con la infusión de hojas y corteza.

-Verónica: Suaviza la piel reseca, cosmética: Compresas o lociones con la decocción de la planta.

-Fresal: Suavizante, limpiadora y embellecedora de la piel: Cataplasmas con fresas, lociones con la leche de fresas.

-Rosal: Tonifica la piel, limpia el cutis, combate las arrugas: Lociones con el agua de rosas.

-Aloe: Revitaliza la piel, otorgándole resistencia y belleza: Loción con el jugo, cremas y ungüentos.

-Sello de Salomón: Suaviza y embellece el cutis: Compresas o cataplasmas con la decocción del rizoma.



Últimas noticias


Aparato locomotor













Resolución recomendada:
1280x1024