JERARQUIZACIÓN DE LOS SÍNTOMAS

 

En homeopatía, para poder llegar al remedio individual para el paciente, los signos han de ordenarse jerárquicamente, es decir, han de ser ordenados de forma decreciente, según sea su importancia en el diagnóstico y en la semiología homeopática, por este orden:

1.- Síntomas etiológicos o causales

2.- Síntomas psíquicos

3.- Modalidades

4.- Síntomas generales

5.- Síntomas locales

La homeopatía actúa regulando el organismo enfermo. No suprime los síntomas de la afección, sino que estimula el equilibrio funcional y hace desaparecer de forma progresiva y gradual la enfermedad. Esta acción terapéutica sigue siempre una misma trayectoria: va de dentro hacia afuera, desde los órganos más importantes hacia los menos importantes y siempre en orden inverso al que se ha dado en la aparición de los síntomas. Para finalizar, entre éstos, los más importantes deben ser los más intensos, los más marcados, los mejor apreciados por el enfermo y los más objetivamente percibidos por el homeópata.



Últimas noticias


Aparato locomotor











Resolución recomendada:
1280x1024