EJERCICIOS PARA LOS HOMBROS

 

Los siguientes ejercicios pueden realizarse acostados en el suelo sobre una alfombra o colchoneta, o bien, en posición de pie, según la edad y características del paciente.

 

1º EJERCICIO:

Acostado sobre la espalda (o de pie) y con los brazos extendidos a lo largo del cuerpo.

 

2º EJERCICIO:

Separar del cuerpo lentamente los miembros superiores, totalmente extendidos, lo máximo que sea posible, y volver a la posición inicial.

 

3º EJERCICIO:

Elevar lentamente los miembros superiores (totalmente extendidos) verticalmente (en sentido anterior) lo máximo que sea posible, hasta llegar hacia atrás todo lo que pueda hasta tocar el suelo con la mano y volver a la posición inicial.

 

4º EJERCICIO:

En posición de pie. Colocarse frente a la pared, poner las manos planas sobre la misma con los miembros superiores totalmente extendidos, realizar el ejercicio de elevar (reptar) con los dedos de las manos verticalmente hasta llegar con las manos lo más arriba posible, como si de alcanzar un objeto se tratara. Comparar la altura a que se ha llegado con la punta de los dedos con una y otra mano (que debe ser la misma en personas con hombros dotados de movilidad) y hacer una señal de control en días sucesivos de la altura a la que se ha llegado. Descender lentamente hasta la posición inicial.

 

5º EJERCICIO:

Conseguido el máximo grado de elevación del hombro, en esta posición realizar ejercicios de rotación del hombro (circulares) como si pretendiéramos limpiar la pared, o unos cristales. Estos ejercicios son algo molestos e incluso dolorosos en ocasiones, pero son muy útiles y beneficiosos.

 

6º EJERCICIO:

En posición de pie o sentado en un taburete, procurar poner la mano sobre la nuca o sobre la oreja del lado opuesto.

 

7º EJERCICIO:

Realizar el movimiento de abrocharse por detrás el sujetador (ejercicio que también pueden realizar los hombres).
En ocasiones en que este ejercicio no sea posible, es aconsejable que el paciente se ayude cogiendo por detás del cuerpo una mano con la otra y procure elevar el miembro enfermo hasta llegar a contactar con la paletilla del hombro del lado afecto.

 

8º EJERCICIO:

En posición de pie. Para el hombro derecho. Colocarse de pie junto a una mesa y apoyarse sobre el antebrazo del lado izquierdo (que es el lado sano), con el codo flexionado colocar el pie izquierdo algo adelantada respecto al derecho, como si fuera a iniciar una marcha. En esta posición imprimir al miembro superior derecho que permanecerá colgando, relajado a lo largo del cuerpo, movimientos pendulares (hacia delante y hacia atrás), un total de 15 a 20 veces (que se compara a los que hace un elefante con su trompa). Seguidamente y persistiendo en esta posición, imprimir al miembro superior movimientos de rotación.

 

9º EJERCICIO:

Hombro izquierdo. Se procederá en igual forma, pero apoyando el antebrazo derecho (que corresponde al del lado sano) con el codo flexionado sobre la mesa y las extremidades inferiores en posición como si fuéramos a iniciar una marcha, con el pie derecho adelantado y el izquierdo dirigido hacia atrás.

 

10º EJERCICIO:

Coger un bastón y sujetándolo por detrás de la espalda, por sus extremos con las dos manos, realizar ejercicios de deslizamiento oblicuamente alcanzando el máximo de amplitud posible en cada movimiento.

 

11º EJERCICIO:

En los casos en los que la elevación del hombro sea difícil o imposible de realizar, en pacientes que hayan sufrido una fractura de clavícula o del tercio superior del húmero, una luxación o están afectos de una peiartritis escápulo-humeral u hombro congelado.
Con la extremidad totalmente extendida, reptar con los dedos por la pared hasta alcanzar la máxima altura. Conseguido esto descender lentamente el brazo a la posición normal. Repetir de 15 a 20 veces. Este ejercicio puede realizarse también ayudándose con la otra extremidad.



Últimas noticias


Aparato locomotor











Resolución recomendada:
1280x1024