APARATO GENITAL

 

APARATO GENITAL FEMENINO

El aparato genital femenino lo podemos dividir en 2 apartados: Un primer grupo interno o genitales pélvicos y un segundo grupo que abarca los genitales externos.

Los genitales internos están constitu¡dos por: los ovarios, las trompas de Falopio, el útero o matriz y la vagina.

 

LOS OVARIOS

Son las glándulas productoras de las células germinales femeninas u óvulos. Tienen forma ovoidea, ligeramente aplanada en sentido transversal, por lo que podemos diferenciar un polo superior y otro inferior. Su polo superior se encuentra unido a la trompa por medio del ligamento tuboovárico, mientras que el inferior se une al útero por medio del ligamento uteroovárico.

En su parte cortical presentaan numerosas vesículas o folículos de Graaf. Cada folículo es una pequeña cavidad en cuyo interior se forma una ovogon¡a o células madre del óvulo.

 

TROMPAS DE FALOPIO

Es un conducto musculomembranoso que originándose por medio de una expansión en las proximidades del ovario llega hasta el interior de la cavidad uterina.

En la trompa podemos diferenciar una primera porción amplia que es ampolla, en la cual encontramos unas prolongaciones irregulares que reciben el nombre de franjas. En las proximidades del útero presenta una estrechez denominada itsmo de la trompa, para penetrar en el espesor de la cavidad uterina formando la última porción de la misma o parte intersticial de la trompa. En el tercio externo de la trompa de Falopio el lugar en donde tiene lugar la fecundación, en condiciones normales.

 

UTERO

Es un órgano impar que se halla situado en la parte inferior del abdomen, detrás de la vejiga de la orina y por delante del recto. Tiene tres porciones: cuerpo, cuello y su unión que es el itsmo. La mucosa del cuerpo es el endometrio, la parte muscular el miometrio y finalmente está la capa adventicia. El útero está tapizado por el peritoneo, que por detrás va a formar el fondo de saco de Douglas. Por delante se encuentra el fondo de saco uterovesical.

El cuello tiene una porción que penetra en la vagina, es lo que se conoce como hocico de tenca o portio.

 

VAGINA

Es una estructura musculomembranosa muy rica en tejido elástico. Puede alcanzar una longitud de 10 cm. y termina en el vestíbulo de la vagina a nivel de los labios menores. El que asome el hocico de tenca va a determinar que en la vagina se vean cuatro fondos de saco: por delante del portio, a los lados y por detrás, que se corresponde con el fondo de saco de Douglas.

 

GENITALES EXTERNOS

-Los labios mayores o externos: Son dos repliegues cutáneos que limitan por arriba en el monte de Venus, a nivel de la sínfisis del pubis y por detrás se unen en lo que es el periné.

-Los labios menores: Se sitúan por debajo de los mayores, limitando el vestíbulo vaginal. Los dos labios menores se unen por arriba constituyendo el clítoris. El clítoris es el órgano eréctil del aparato genital femenino. En el vestíbulo tenemos la uretra y la entrada a la vagina u orificio vaginal. Este orificio suele estar cubierto por una membrana que es el himen, que en las personas vírgenes en un gran números de casos está íntegro. El hímen es perforado y por estos orificios sale la sangre menstrual. Las carúnculas mirtiformes son residuos del himen después del primer parto.

 

APARATO GENITAL MASCULINO

Al aparato genital masculino se le puede considerar dividido en 2 grandes apartados: el primero, incluye al órgano productor d espermatozoides, el testículo. A continuación, están las vías espermáticas y finalmente los genitales externos constitu¡dos por el pene y el escroto.

Si atendemos a las vías espermáticas, encontramos que en su primer tramo se hallan localizadas dentro del mismo testículo. Estas vías están formadas por los conductos seminíferos, que se anastomosan entre sí formando la red de Haller, de la cual parten los conos eferentes que alcanzan el epidídimo.

Los conos eferentes, el epidídimo, el conducto deferente, las vesículas seminales y el conducto eyaculador forman parte de las vías espermáticas extratesticulares.

El conducto deferente es la continuación del epidídimo. Es más largo y de consistencia dura. El grosor de este conducto no es uniforme a lo largo de su trayecto. Detrás de la vejiga de la orina se dilata constituyendo la ampolla del conducto deferente. Próximo a la base de la próstata recibe la vesícula seminal, de cuya unión resulta un conducto, denominado conducto eyaculador, el cual sigue por el interior de la próstata para ir a desembocar, muy próximos entre sí, el del lado derecho y el del izquierdo, en la cara posterior de la uretra prostática. Este punto de desembocadura se aprecia fácilmente como una elevación de aquella pared, recibiendo el nombre de veru montanum.

 

URETRA

Podemos diferenciar tres porciones: La más proximal es la uretra prostática que se halla localizada en el espesor de la próstata. La segunda porción recibe el nombre de uretra membranosa. Tiene una trayectoria descendente, casi vertical. En la parte posterior de esta 2ª porción se encuentran las glándulas de Cooper. La uretra membranosa se encuentra rodeado por el esfínter estriado de la uretra. El segmento caudal es de mayor longitud y se halla colocado en el interior del cuerpo esponjoso. En su porción más terminal, ya en el glande, la uretra peneana presenta una dilatación denominada fosilla navicular abriéndose al exerior por medio del meato urinario.

 

TESTICULOS

Los testículos se forman durante el desarrollo embrionario dentro de la cavidad abdominal, pero dos o tres meses antes del nacimiento descienden a los sacos escrotales, quedando así envueltos por una bolsa de piel.

Cada testículo tiene un tamaño aproximado de una ciruela y consta de dos partes: el testículo propiamente dicho, de forma ovoidea, y el epidídimo que destaca como una prominencia sobre los bordes superior y posterior del testículo. Los testículos se hallan envueltos por una fuerte membrana de tejido conjuntivo fibroso, blanco y por tejido muscular liso, que se llama túnica albugínea, de la que parten hacia el interior una serie de tabiques que dividen al testículo en lobulillos, cada uno de los cuales contiene dos o tres canalículos finísimos y muy tortuosos, los túbulos seminíferos, cuya pared está formada por células a partir de las cuales se originan los espermatozoides. Los túbulos seminíferos se dirigen al borde superior del testículo, reuniéndose con otros en número menor de conductos que se apelotonan para formar el epidídimo, en cuyo seno acaba confluyendo en un solo tubo el conducto deferente que abandona el testículo.



Últimas noticias


Aparato locomotor











Resolución recomendada:
1280x1024