MÉTODOS DE APLICACIÓN

 

Existen varias maneras de aplicar acupuntura. Las más comunes son la punción con agujas filiformes y la moxibustión.

-Agujas filiformes

Normalmente son de acero inoxidable, aunque a veces son de oro, plata o de aleación. Las hay de muy diferentes longitudes y diámetros, aunque el más utilizado es de de 0,26 mm. El método de punción y la profundidad varían según el punto o según se quiera tonificar, regular o dispersar. Después de introducir la aguja se efectúan ciertas manipulaciones para que el paciente tenga una reacción: es lo que se llama manipular la aguja. La retención de las agujas suele ser de 10 a 20 minutos, según el caso.
Cuando la aguja llega a la profundidad correcta, el paciente puede sentir entumecimiento, tumefacción, hormigueo y pesadez en el sitio punzado. El acupuntor debe notar una fuerza de resistencia contra la aguja; es lo que se conoce como la llegada del qi. Cuando no llega el qi, el terapeuta siente relajación y deslizamiento de la aguja y el paciente apenas siente nada.

-Moxibustión

Para aplicar la moxibustión se emplea un cilindro llamado moxa, que suele prepararse con hojas secas y desmenuzadas de artemisa. Las técnicas básicas de moxibustión son dos: la directa o aplicación de moxa o conos de moxa directamente sobre la piel y la indirecta en la que se interpone jengibre, ajo o sal entre la piel y la moxa. También se puede aplicar en combinación con la acupuntura, y da resultados óptimos como analgésicos en dolencias varias, así como en los trastornos de malestares crónicos, como la artritis. Mientras la aguja está insertada, se puede colocar un trozo de moxa encendida próximo a la aguja para que el calor penetre en profundidad.
La moxa está indicada en muchos casos y es particularmente buena para las enfermedades crónicas y para las producidas por viento, frío y humedad.

Otros métodos de tratamiento son:

-Agujas calientes. Consiste en tratar al paciente por medio de una aguja calentada a fuego vivo, con la cual se pincha rápidamente en ciertos puntos elegidos. Generalmente se emplea en casos de dermatosis y en síndromes de frío y de insuficiencia.

-Acupuntura intradermal y subcutánea. Se utilizan agujas finas y se pincha superficialmente. También se pueden implantar durante cierto tiempo, sujetas con un trozo de esparadrapo. Se usa para tratar enfermedades crónicas o rebeldes.

-Acupuntura cutánea. Consiste en aplicar punciones sobre la piel sin herirla. Para ello se realizan movimientos rítmicos de martilleo de manera precisa y superficial y levantando con rapidez y habilidad. La punta de la aguja debe tocar la piel siempre en ángulo recto.

-Electroacupuntura. Desarrollada sobre la base la acupuntura, se usa como método terapéutico debido al efecto general producido al pinchar en los puntos de los meridianos para provocar estimulación eléctrica.

-Digitopuntura. Consiste en presionar ciertos puntos o partes del cuerpo con los dedos, en lugar de con las agujas. Se utilizan, sobre todo, las puntas del pulgar y del dedo medio. Es segura, simple, fácil de aplicar y muy útil en caso de emergencia, ya que no se necesitan instrumentos.

-Ventosas. Consiste en utilizar ventosas haciendo que se peguen al cuerpo para que se produzca equimosis, si es preciso. Se utiliza para tratar distintas dolencias, y en todos los casos en que haya bloqueo de energía, estancamiento de sangre y factores patógenos externos. Existen diferentes técnicas: pueden fijarse sobre la piel, combinarse con sangría o acupuntura, poner y quitar rápidamente, mover cuando las ventosas están engrasadas, etc.

-Inyectopuntura. Es la terapia por medio de inyecciones en los puntos de acupuntura. Se pueden inyectar medicamentos, agua o suero fisiológico, oxígeno, líquido tisular, sangre, vitaminas, etc. Combina la teoría básica de la medicina tradicional china con la farmacología moderna.

-Laserpuntura. Se actúa sobre los meridianos y los puntos mediante la luz del láser, el calor, la presión y el efecto magnético. Es un método aséptico e indoloro, con resultados satisfactorios en enfermedades difíciles de curar por otros medios terapéuticos.

-Magnetopuntura. Terapia basada en los efectos de las acciones del campo magnético sobre los meridianos. Se aplican rodajas magnéticas o agujas intradermales con la rodaja de imán sobre la cabeza de la aguja, sujetas con esparadrapos, en los puntos acupunturales o auriculares.

-Craneopuntura. Consiste en pinchar zonas del cráneo, y se emplea para tratar neuropatías con origen en el sistema nervioso central, para enfermedades psíquicas y como anestésico o analgésico. No se basa en la teoría de los meridianos, sino en una relación neurológica.

-Cromopuntura. Es la terapia mediante la luz del color correspondiente. Es un método indoloro, aséptico y sin efectos secundarios.

-Anestesia acupuntural. Con la anestesia acupuntural el paciente se mantiene consciente durante toda la operación, de modo que le es posible cooperar con el cirujano. Produce pocas perturbaciones fisiológicas y permite una rápida recuperación. Los mejores resultados se obtienen con la electropuntura.


 


Últimas noticias


Aparato locomotor











Resolución recomendada:
1280x1024